Hormigón vs madera. ¿Por qué la madera es el material del futuro?

Existen ciertos materiales, habitualmente utilizados en construcción, que suponen un alto peso en los impactos ocasionados al medio ambiente a lo largo de su vida útil. Estos impactos se generan en todas las transformaciones sufridas, desde su extracción como materia prima hasta su salida de fábrica como material preparado para usarse en obra.


Hormigón

Fuente: Unsplash - Taylor Smith


A nivel mundial, el hormigón armado provoca un 5% de las emisiones totales de CO2.


La fabricación de acero y hormigón requiere obligatoriamente energías fósiles como el petróleo, el fuelóleo pesado o el gas natural, pues la tecnología actual de las energías renovables no puede aportar la potencia necesaria para alcanzar la temperatura de fusión del cemento Portland y el acero, elementos básicos del hormigón armado.


Es decir, que el ciclo de vida del hormigón se inicia en un yacimiento petrolífero como el de Ghawar en Arabia Saudí, luego se transporta el crudo mediante grandes barcos petroleros a los grandes puertos europeos, como por ejemplo el de Rotterdam, de allí se distribuye por oleoductos hasta España, donde se refina y se suministra a las fábricas para ser utilizado como combustible, lo que provoca ese 5% de contaminación mundial. Esto sin tener en cuenta las posibles catástrofes ambientales provocadas por los accidentes de los petroleros o conflictos armados en los distintos países de extracción. (1)


Alternativa: Madera

Fuente: Galería de Wix


La madera es el único material de construcción cuyo uso ayuda a reducir el CO2 de la atmósfera, contribuyendo de esta manera a mitigar el cambio climático. Esto la convierte en la alternativa constructiva con la más baja huella de carbono.


La madera es un producto natural renovable. Será sostenible siempre y cuando provenga de plantaciones forestales o bosques certificados, con alto valor tecnológico agregado, en los que la madera cosechada no exceda a la madera que crece en la plantación o en el bosque. La experiencia de los países desarrollados demuestra que la mayoría de las compañías forestales, por razones comerciales y de crecimiento, siembran mucho más de lo que cosechan.


La madera es el único material de construcción que crece con el sol, y que necesita bajos requisitos de energía para ser extraída y procesada. La construcción en madera procedente de bosques gestionados de forma sostenible nos ofrece una alternativa rápidamente renovable, de bajo consumo energético y de menores emisiones que los materiales de construcción tradicionales


Es imprescindible validar el origen legal de la madera o productos derivados con el fin de combatir la tala ilegal y evitar que se introduzca en el mercado madera aprovechada ilegalmente.



 


(1) Fuente: Life Reusing Posidonia http://reusingposidonia.com/


#materiales #contaminantes #sostenibles

6 visualizaciones